Cumpleaños de 30

By 03/12/2014Historias

Cumplir 30 años a veces es duro. Es una edad en la que muchos de nosotros repasamos objetivos, reajustamos ideales y descubrimos algunos sueños o algún proyecto que se quedó por el camino. Pero a veces, cumplir 30 es genial, sobre todo si eres Tami o si como ella tienes unos amigos que te quieren tanto como para prepararte un cumpleaños súper especial.

Ella cumple en verano, así que normalmente nadie está en la ciudad. Esta vez era un cumpleaños importante y sus amigos querían celebrarlo organizándole un cumpleaños original.

Al principio todo fue un lío, había muchas ideas pero faltaba un nexo, un concepto que uniera todo lo que sus amigos querían hacer. Todas las ideas parecían importantes así que tomamos nota: un juego de detectives, una gymcana, amigos que venían de diferentes ciudades, un picnic…

Ya sabíamos las diferencias, ahora ¿por qué no buscar lo que los unía a todos? Eso era fácil, todos querían mucho a Tami, y para todos la cumpleañera es una persona muy importante. Parecía que, de una forma u otra, Tami había mejorado la vida de sus amigos y eso era lo que íbamos a remarcar.

Así que, por fin teníamos un concepto ¿qué hubiera sido de nosotros si no te hubiésemos conocido? y alrededor de este concepto comenzamos a construir el cumpleaños.

Todo empezaría con una supuesta citación en la que Tami pasaba a ser la responsable en la resolución de un caso que ponía en peligro la seguridad de los ciudadanos.

Para resolverlo, ella tendría: sus recuerdos, una cámara polaroid y un álbum donde debería ir pegando la foto de cada uno de los sospechosos. Pero no iría sola, tendría la ayuda de un agente especializado (que se llevó todos los aplausos) y que le facilitaría las diferentes fichas policiales y unos objetos que la ayudarían a resolver el caso.

c1c2

c3 c4

Desde el principio Tami descubrió que el problema era que sus amigos no la recordaban y por ende sus vidas se habían convertido en un autentico desastre. Así que la pobrecita se pasó el día resolviendo intrigas y recolectando un grupo de posibles asesinos en serie (muy peculiares, todo hay que decirlo) que acechaban la ciudad. Finalmente, consiguió desentrañar el caso, unir a sus amigos y (casi sin darse cuenta) dirigirlos hacia una azotea muy especial donde montamos un pic nic improvisado en plena ciudad. Y así acabo el día, descansando las piernas entre cervezas, pinchos y miles de anécdotas, con una cámara polaroid retratando cada instante. Fue un día largo, para algunos muuuy largo pero sin duda valió la pena.

c5 c6

c7 c8 c9

 

 

GRACIAS

Si quieres volver a ver, o ver por primera vez, más fotos de este gran día, pincha aquí.

Leave a Reply