CONCEPTO:

Marta y Carlos son dos enamorados de Madrid, de su luz y de sus rincones, y por eso decidieron que querían hacer su boda en el centro de Madrid. El lugar elegido fue la azotea del hotel Emperador desde la que los invitados podían sentir la magia de esta ciudad. Toda la decoración se realizo en blancos negros y dorados que es la combinación preferida de la novia. A lo largo de los diferentes espacios del hotel había mensajes personalizados de los novios para sus invitados, y al entrar a la zona de baile se encontraron con globos que sostenían fotos y dedicatorias escritas a mano por los propios novios.

• Fotógrafa: LORENA SAN JOSÉ