Cris y Guille querían una no-boda diferente en el centro de Madrid, una fiesta rodeados de familiares y amigos, vamos un fiestón!

Se nos ocurrió que podíamos hacer una fiesta clandestina inspirada en la época de la Ley Seca (contraseña incluida). A los chicos les encantó la idea así que creamos nuestra propia speakeasie  imitando las que se celebraban en Nueva York en los años 20. A partir de ahí vino lo divertido, elegimos el mobiliario, pusimos carteles y botellas de la época con flores. Para el photocall preparamos un rincón con disfraces, armas y carteles de las manifestaciones de la época, que dieron mucho pero mucho juego. En esta no-boda, todo estaba personalizado, hasta los habanos de chocolate que pusimos a modo de Candy bar.

Fotógrafo: Davit Ruiz