CONCEPTO:

Todo empezó con el otoño y con el encargo de organizar una cena sorpresa en un jardín. Una idea muy arriesgada teniendo en cuenta que estábamos en noviembre, en Madrid y que hacía frío. Además, teniendo en cuenta que la cumpleañera era del norte lo suyo era celebrar el cumple en un bosque, pero claro eso complicaba aún más la situación. Así que decidimos que lo mejor era crear nuestro propio bosque, uno que creciera como por arte de magia en casa de la cumpleañera. ¡Sería una mangatada en toda regla!

Pasamos un día y medio moviendo muebles y pinos de un lado para el otro. Fue un proceso bastante espectacular, en el que nosotras mismas nos íbamos sorprendiendo conforme transformábamos el espacio. El resultado fue increíble, y conseguimos sorprender a todo el mundo.

• Fotógrafa: Ingrid Hope